Un mecánico de 37 años aseguró tener información clave que involucraría a Jaime Anguita en la muerte de su esposa Viviana Haeger, en hecho ocurrido el 2010 en Puerto Varas.

El hombre, que pidió ser identificado como "Chico Altamirano", señaló en entrevista con el diario El Llanquihue que se encontró con el ingeniero en el módulo 91 del Complejo Penitenciario de Puerto Montt, en donde se encuentra en prisión preventiva imputado por el supuesto parricidio de la contadora.

En dicho lugar fue bien recibido por Anguita, ya que le arreglaba el automóvil años atrás. “Cuando llegué, él me dio un tremendo abrazo. Nunca pensé que eso (documentos) iban a llegar a mis manos. Yo no soñé que alguna vez iba a ayudar en esto. Estoy aportando antecedentes que (la justicia) no tiene”, indicó.

"Lo conocí afuera (de la cárcel). Mi papá le arreglaba los automóviles. Lo conocía solo de vista, no personalmente pero en la cárcel llevamos una amistad. Yo era su 'paño de lágrimas' . Ustedes nunca lo vieron llorar, pero yo sí, sobre todo cuando hablaba de su mujer", relató el hombre.

En el marco de esa confianza, aseguró que el ingeniero le entregó detalles sobre el supuesto crimen. "En la cárcel, en un televisor veíamos las fotografías del caso. Me mostraba con lujos y detalles que la corrió (a Haeger) 50 centímetros (antes de ser encontrada) y que le sacó unas pulseras (de las muñecas) de oro y plata. Ello me indignó cuando me lo dijo", afirmó.

Tras esto, precisó que no le respondió nada, “pero me quedó dando vueltas. En la noche lo pensaba mucho, hasta que hablé con el señor (Carlos) Jiménez (abogado de José Pérez) para que hablara con el fiscal y de esa forma yo le diera a conocer lo que sabía”.

"Altamirano" aseguró que salió del recinto penal con un pendrive que le sustrajo a Anguita con información desconocida sobre la muerte de Haeger, además de unos apuntes del ingeniero.

"Leí hartas cosas, algunas cosas que se saben y otras que no se saben" enfatizó el mecánico, rematando que en las notas "se autoincrimina".

PUB/CM