La Policía de Investigación detuvo en la comuna de Ñuñoa a un sujeto de 31 años, identificado como Marcelo Iván Moya Vidal, estudiante universitario que está acusado de violar a su sobrina de 8 años, grabando los abusos que cometía. 

Luego de que la Brigada del Cibercrimen de la PDI allanara la vivienda del estudiante, se logró establecer que almacenaba más de 44 mil imágenes y 200 vídeos de pornografía infantil, por lo que está acusado por los delitos de violación, y almacenamiento y producción de material pornográfico. 

“Desde el año 2014 a la fecha se encontraron imágenes del tío abusando, violando a la menor y grabando toda esta secuencia, la víctima es una sobrina política”, informó el subcomisario de la brigada del Cibercrimen, Roberto Arriagada. 

“Nuestra policía, a mediados de este año, recibió información de la Interpol de Alemania que daban cuenta que un ciudadano chileno estaba descargando pornografía en grandes cantidades desde un servidor extranjero”, explicó el detective. 

“Esta información nos permitió establecer la identidad y domicilio del sujeto, en la comuna de Ñuñoa, y el día de ayer mediante una orden judicial se allanó su inmueble y se procedió su revisión y análisis de sus especies computacionales, discos duros, pendrive’s, y el análisis de 44 mil imágenes”, agregó. 

Según comentó el subcomisario de la PDI, a través de “un análisis minucioso, logramos establecer que el tipo aparecía en a alrededor de 20 imágenes y videos donde cometía este acto de violación contra la menor”. 

El sujeto se reservó su derecho a guardar silencio, pero de acuerdo las palabras de la insituticón, en los los vídeos periciados se le se ve su rostro y el rostro de la menor en los actos ilícitos. 

Respecto del detenido, la PDI detalló que es un hombre “soltero y sin hijos, estaba en quinto año de ingeniería civil industrial. Tenía mucho conocimiento informático, tenía los medios económicos para acceder a conexión a internet, cámaras fotográficas, entre otras”. 

En tanto, la familia de la niña prestó declaraciones en Fiscalía, dado que la menor debe ser entrevistada por sicólogos y se espera que pronto se realicen los respectivos procedimientos en el Servicio Médico Legal. 

PUB/CM