Cuando María Siebald (36) era pequeña, vivía junto a un colegio para personas sordas. Aunque no conocía a nadie que lo fuera, ni tenía cercanía con el tema siempre tuvo curiosidad cuál era “el secreto” que escondían en el lenguaje que utilizaban. “Me parecía algo normal, cercano, jamás lo vi como una discapacidad, sino que era algo que quería aprender. Ahí partió todo”, cuenta a Publimetro.

De ahí esta actriz que encabeza desde el 2008 el grupo de intervenciones Nerven&Zellen –enfocado en fomentar la educación bilingüe- bicultural de los niños y niñas chilenas en situación de discapacidad auditiva de Chile-  transformó la incógnita de cómo resolver el problema de la música y la sordera en su tema personal y artístico.

“Es algo que toco en todos los trabajos que he encabezado. He hecho instalaciones, una radio donde traducimos en lengua de señas a 4 artistas nacionales, talleres de coros de personas sordas que se han atrevido a cantar canciones de Jorge González, entre otros”, explica.

Además sentencia que en este trabajo ha logrado marcar un hito en Chile, romper un paradigma. "En nuestro país se habla de Sordos mudos, pero eso es un grave error, una palabra mal utilizada. Son personas sordas que emiten sonidos, que pueden hablar y cantar, es importante mostrar que lo hacen tan fuerte como nosotros. Queremos marcar la diferencia con estas actividades", agrega.

Los niños que ahora pueden cantar

El 1 de julio se liberó “NZ Canal”, un nuevo proyecto encabezado por Siebald, el cual consta de un canal web con videoclips musicales que utilizan las canciones del grupo chileno “Mazapán”, y que tiene la gracia de interpretarlas en lengua de señas, logrando un espacio en común entre la comunidad de oyentes y sordos.  Fue realizado con el apoyo del Fondo de Fomento Audiovisual del Consejo Nacional de las Culturas y las Artes.

En una primera instancia consta de un canal con 6 videos, con 140 palabras de vocabulario en total relacionadas al mundo animal para aprender y que además incluye para descargar gratis, un completo material didáctico para profesores, papás, entre otros, que se puede descargar para trabajar y jugar. El próximo paso, es hacer otros 6 videos con canciones de Mazapán, pero con el mundo de los objetos.

“Este proyecto es para niños. Logramos hacer una relación entre ambas comunidades, donde todos quienes estén interesados de aprender lengua de señas pueden hacerlo”, afirma. “Los niños sordos en las escuelas tienen poco material audiovisual, les cuesta entender la lengua de señas, el español escrito y hablado, y a la vez entender que tendrán que ser bilingües y biculturales toda su vida. Es difícil comprender para ellos el hecho de que tienen que conservar su lengua de señas y a la vez, aprender otro idioma. Este es un trabajo pensado especialmente para ellos”, señala la actriz.

Además, María está convencida de que este proyecto pionero en Chile, y el cual está disponible en el sitio web www.nzcanalinfantil.com , hará una diferencia transversal en los niños del país.

“Ellos son los que tienen más necesidad de desarrollar su área cognitiva. Estos videos ayudan a los niños oyentes a aprender lengua de señas desde pequeños. Si pensamos que esta primera tirada de videos tiene 140 palabras de vocabulario, podemos pensar en niños que ya contaran con ese conocimiento y que si se encuentran a un niño sordo, podrán comunicarse, algo que sea. Va a ser algo natural, podemos eliminar la brecha actual”, explica.

Llevar la música a todos

La actriz cuenta que su trabajo con la lengua de señas partió desde su grupo de performance cuando sentía que las voces iban a arruinar el trabajo de “multiciplidad de mujeres” que hacían y se le ocurrió comenzar a estudiar la lengua como medio de comunicarse al mundo y también como su lenguaje escénico.

"Estudiando lengua de señas en la Asociación de Sordos de Chile, cercana a su comunidad, hice la prueba de hacer un videoclip de prueba a ver si les gustaba y me aceptaban. Cuando lo estrenamos al final del curso quedaron fascinados y ellos mismos me pidieron que siguiéramos haciendo videos, así partió todo”, cuenta.

María afirma que ella por su profesión siempre ha tenido una atracción por todo tipo de lenguaje, pero que poder comunicar con manos y cuerpos le hace ver “el mal” que tenemos como oyentes al no comprender que la lengua humana es la corporal. 

“Me interesa llevar esta investigación a nivel del cuerpo, poder transmitir imágenes, conversaciones, y más. Que todos logremos sumarnos a este ‘secreto’ que tiene la comunidad sorda y compartirlo de una manera natural. Esa es mi meta”, reflexiona

“Partimos haciendo esto solo de la base del amor y sin presupuesto. Hoy tenemos los recursos, el apoyo, las ganas, esto sigue más grande ahora”, finaliza.

PB/MC