Este viernes el obispo de Temuco, Héctor Vargas, afirmó que la presencia de la Presidenta Michelle Bachelet en la mesa de diálogo que se está desarrollando en La Araucanía serviría como una señal “importante” para que la instancia tome el valor que necesita. 

La autoridad eclesiástica junto a representantes de iglesias evagélicas, funcionarios de Gobierno y de asociaciones productivas están desarrollando el segundo encuentro en la zona, de lo que desprendieron que “cuando la Presidenta de la República visita una región, todas las instancias quisieran conversar con ella”, señaló el obispo Vargas. 

“Si viene a la mesa sería una cosa positiva y una señal positiva, también importante”, comentó mientras explicó que preocupa que la mesa llegue con una conclusión final “una de las preocupaciones es que una vez que la mesa llegue a sus conclusiones y haga la tarea (…) habrá que ver las garatías se van a dar de que, en esta ocasión, la autoridad política el estado sí se va a comprometer con los resultados”

Por el lado empresarial, se mantienen las críticas a la determinación de la Comisión de Derechos Humanos de la Cámara de Diputados de ir el próximo 8 de agosto a la región de La Araucanía para reunirse con la machi Francisca Linconao y con el comunero mapuche José Peralino, quien fue procesado por su presunta vinculación con el crimen del matrimonio Luchsinger-Mackay. 

Ellos están siendo procesados por los Tribunales de Justicia y vemos cómo sale derechos humanos en defensa y no se comunica totalmente con las víctimas. Hoy día las víctimas son los señores Luchsinger y acá derechos humanos va donde el señor Peralino", señaló Marcelo Zirotti, presidente de la Sociedad de Fomento Agrícola de Temuco (SOFO).

En tanto, desde la comuna de Ercilla la comunidad autónoma de Temucuicui descartó participar de este tipo de diálogo, argumentando que no avalarán estrategias instaladas del Gobierno y las empresas forestales.

PUB/SQM