El intendente Metropolitano Claudio Orrego anunció este lunes que interpondrá una querella contra quienes resulten responsables por los graves daños que quedaron al descubierto tras el desalojo del Instituto Nacional Barros Arana (Inba).

Ante esto, la autoridad indicó que “la verdad es que lo que hemos visto aprieta el alma, duele por la educación chilena y genera profunda indignación".

"Es un acto de irracionalidad, se ha destruido mobiliario de más de 100 años. La violencia con la cual se ha destruido este liceo yo simplemente no la había visto hasta hoy. Así es como se destruye la educación pública chilena”, sostuvo respecto a los daños, los cuales fueron avaluados en $400 millones.

La situación también fue abordada este lunes por la alcaldesa Carolina Tohá, quien indicó que “los daños que hay en el Internado Barros Arana superan todos los límites y todo lo imaginable. Aquí ha habido una destrucción de patrimonio, de edificación, de los equipamientos que ocupan para los procesos de aprendizaje".

"Es una herida enorme a un colegio que tiene una reconocida tradición, a un edificio que además tiene carácter de inmueble de conservación histórica y que ha costado tanto recuperar después de los daños del terremoto”, agregó la edil.

PUB/CM