El intendente de la Región Metropolitana, Claudio Orrego, informó que el Plan de Descontaminación Atmosférica de Santiago, que se pondrá en marcha en 2017, contempla medidas como evitar de manera permanente la venta de leña y calefactores, además de la prohibición de construcción de casas con chimeneas.

Orrego señaló que “hemos propuesto para el 2017 no sólo prohibir la leña para los días de preemergencia o emergencia, sino que prohibir la leña en Santiago”

La medida, según explicó el intendente Metropolitano busca “prohibir la venta de calefactores en la ciudad y también prohibir la construcción de viviendas con chimenea” para descontaminar Santiago, esto, ante la primera emergencia ambiental decretada este lunes y la décima preemergencia de este martes.

A juicio de Orrego, esta será una “medida estructural a largo plazo”, puesto que hoy día fiscalizar el uso de leña “lamentablemente es muy difícil”.

“La gente tiene que entender que aquellos que tienen calefactor y se dan el 'gustito' de poder calentarse con leña, lo que están haciendo es contaminar a lo más vulnerables: niños, adultos mayores y embarazadas y también a las comunas más pobres de nuestra ciudad”, subrayó la autoridad regional.

Orrego, por tanto, hizo un llamado al “control social” para que sea la misma ciudadanía la que tome conciencia respecto de usar un calefactor a leña o chimenea en la casa.

PUB/CM