El socialista y flamante presidente de la Cámara de Diputados, Osvaldo Andrade, salió al paso de los cuestionamientos surgidos por las declaración a la Fiscalía de Rancagua de Mauricio Valero, ex socio de Natalia Compagnon en empresa Caval,  quien cuestiona la veracidad de los dichos de la nuera de la Presidenta e hizo referencia a supuestos servicios prestados por la actual jefa de gabinete del Gobierno, Ana Lya Uriarte.

En conversación con CNN Chile, el diputado cuestionó las interpretaciones a partir de las palabras de Valero y solicitó que se deje trabajar al Ministerio Público, asegurando que "la cavalización de la agenda ya pasó". 

Andrade llamó a terminar con las especulaciones en este caso, increpando a quienes señalan que la información conocida durante este miércoles vaya a  complicar a la Presidenta Bachelet.

"Todos somos conscientes que la Presidenta no tiene nada que ver con esto. (...) El hijo de la Presidenta no ha sido objeto de ningún tipo de formalización. Dejemos de especular", sostuvo.

Con respecto a los lazos de Uriarte con la empresa Caval, los que se habrían materializado en un informe sobre medio ambiente que la abogada trabajo por expresa petición de Compagnon y el que Valero reconoció jamás haber visto, el presidente de la Cámara Baja desestimó que esta situación complique a La Moneda y afirmó que se habla de "una persona que habría prestado servicios muchos años atrás, cuando ni siquiera era funcionaria pública".

El abogado, y ex ministro del Trabajo durante la primera administración de Michelle Bachelet, fustigó a terminar con las especulaciones, culpando a estas versiones del problema de legitimidad que viven actualmente las instituciones del país. 

PUB/SVM