Durante el juicio por el asesinato de la estudiante universitaria chilena Nicole Sessarego ocurrido el 15 de julio de 2014 en Buenos Aires, el único imputado por el crimen Lucas Azcona confesó ser el autor del homicidio contra la joven.

El sujeto fue detenido luego que su propio padre, Roberto Azcona, lo entregara a la policía luego que su hija reconociera al hermano en un video en donde se daba a conocer al sospechoso del delito.

En entrevista con Las Últimas Noticias, el hombre aseguró que su hijo no tiene rencor contra él tras lo acontecido, relatando que “esa misma noche, cuando lo entregué, el mismo Lucas le dijo a su hermana que habíamos tomado la mejor decisión. Al contrario, mi hijo me ama“.

“Hablamos todos los días por teléfono y el otro día me preguntó cómo estaba yo. Le dije que más o menos nomás, que estaba bajoneado. Porque esta es una lucha muy dura y a veces tengo ganas de morir, de no seguir. Pero mi hijo me dijo que me tranquilizara, que sea fuerte. ‘Te amo, papá’, me dijo. Y entonces llego a la conclusión de que hice lo correcto“, señaló.

Sobre su hijo, manifestó que espera que “ojalá que después de los años que pase en la cárcel, salga sano y recuperado. Porque está claro que él hizo lo que hizo porque no está bien. Ahora último me ha contado más lo que le pasaba. Él escuchaba voces. Desde chico. Una vez, hace muchos años, lo encontré en su pieza llorando. Nunca entendí por qué lo hacía. Algunos días atrás, cuando lo fui a ver a la cárcel, me contó. Eran las voces. Me dijo que a veces lo atormentaban todo el día y sufría porque esas voces le decían que tenía que hacer cosas malas. Yo le dije que por qué no me había contado. ‘¿Por qué no me dijiste, hijo mío? Te habría ayudado’, le dije. ‘Ya está’, me dice. ‘Lo hecho, hecho está’”.

Por último, Azcona expresó que entiende el actuar de la madre de Sessarego, Shiley Bórquez, quien no se quiso reunir con él durante el juicio.

“Me hubiese arrodillado y le hubiese pedido perdón. Sé que no alcanzaría, pero no sé qué más puede hacer uno. He tratado de hacer lo correcto, por lo menos. Pero ha sido muy difícil hacer lo correcto. Tremendamente difícil”, concluyó.

PUB/CM