En shock se mostró el padre de Omar Mateen, autor del tiroteo que dejó 50 muertos y 53 heridos en la madrugada del domingo en el club Pulse.

"Estamos en shock como todo el país", agregó Seddique. "Esto no tiene nada que ver con la religión", afirmó.

 Mir Seddique, dijo que su hijo estaba furioso tras haber visto recientemente a dos homosexuales besándose en una calle de Miami.

"Estábamos en el centro de Miami, en Bayside, había gente tocando música", contó el padre a NBC. "Y vio entonces a dos hombres besarse frente a su mujer y su hijo y enfureció", dijo Seddique.

"Se besaban y se tocaban y me dijo: mira eso. Frente a mi hijo, hacen eso", añadió.

El ataque, el más mortífero desde los atentados del 11 de setiembre de 2001 en Estados Unidos, se produjo en el club Pulse, una conocida discoteca gay de Orlando.

PUB/SVM