"Si eso fuera cierto, él no andaría en auto con chofer", señaló el religioso jesuita, al conocer las declaraciones del arzobispo de Santiago sobre la propuesta de "sueldo ético" planteada por el obispo Alejandro Goic.

En medio de las múltiples reacciones que generó la proposición del obispo de Rancagua, Alejandro Goic, de establecer un "sueldo ético" mínimo de 400 mil pesos mensuales, una afirmación expresada por el cardenal Ricardo Ezzati fue recibida con incredulidad por el sacerdote jesuita Felipe Berríos.

El arzobispo de Santiago, al respaldar la proposición de Goic, aseguró hoy que él también recibe esa remuneración.

"Encuentro bastante absurda esa respuesta", opinó Berríos. "Si él (Ezzati) ganara $400 mil, no andaría en auto con chofer", agregó, en declaraciones recogidas por radio Cooperativa.

"Puede que (el cardenal Ezzati) gane eso. Es como una vez le preguntaron a Bill Gates cuánto ganaba él y dijo 'la mayoría de las cosas las recibo de regalo'. Creo que a monseñor le deben dar una casa, una oficina, lo deben transportar", aseveró.

Según el sacerdote jesuita, una cosa es la remuneración y otra las "redes de contactos" que se generan en el desempeño de un cargo. "Tal vez esas redes de contacto hacen que una persona tenga más posibilidades. La gente no sólo no gana el salario mínimo, sino que, además, no tienen redes de contacto ni apoyo y todo se les encarece más", explicó.

Al mismo tiempo, consideró que "no fue muy feliz" la intervención del arzobispo de Santiago, y recalcó que los sacerdotes deben recordar siempre que cuentan con privilegios con respecto al resto de la población.

"A lo mejor él salió con esa frase no muy feliz, y creo que tenemos que tener cuidado, porque nosotros como sacerdotes vivimos en forma privilegiada, de alguna manera. Aunque esté viviendo en una mediagua en un campamento, uno sabe que no se va a morir de hambre, porque tiene una red de contactos", indicó. 

Sobre la proposición del obispo Goic, Berríos coindició con su diagnóstico y consideró que su propuesta debe ser abordado "de manera urgente" en el país.

"Me llena de orgullo que este tema lo haya puesto monseñor Goic", enfatizó. "Hay que ser conscientes de que hay dos Chile con diferencias profundamente notorias. ¿Somos conscientes de que estamos produciendo una sociedad tremendamente desigual y de que eso es una bomba de tiempo, además de una injusticia tremenda?", se preguntó.

El obispo de Rancagua y vicepresidente de la Conferencia Episcopal señaló, durante una entrevista concedida a la revista Encuentro, que un nuevo "sueldo ético" mínimo debería ascender a cerca de 400 mil pesos, considerando el alza del costo de la vida experimentada en Chile en los últimos nueve años.

El padre Berríos reside en una mediagua del campamento "Luz Divina" de La Chimba, en Antofagasta, desde principios de 2015, tras el período que vivió como misionero en África. 

PUB/FD