Días de angustia son los que ha vivido Carolina Órdenes, madre de Favio Oñate (26), el joven que cayó en agosto pasado desde la borda del crucero “Queen Mary 2”, siendo hasta ahora desconocidas las razones de su desaparición.

Luego de que el transatlántico tocara ayer tierras chilenas, Carolina junto a familiares y cercanos hicieron una manifestación pacífica en el puerto de Valparaíso, sumada a una entrega de panfletos informativos sobre lo que le sucedió a Favio, los cuales les entregaron a los pasajeros de la embarcación.

Carolina afirma estar cansada. Llegó ayer muy tarde a Rancagua, donde vive, sin batería en el celular, y hoy tuvo que trabajar desde temprano. Agradece el apoyo que le ha dado tanta la gente, como la prensa, en la situación de su hijo y afirma que ahora solo espera que sea viernes.

“Mañana nos juntaremos en la fiscalía de Santiago con los abogados al medio día y ahí sabremos el informe de la PDI”, cuenta a Publimetro. Afirma “no ir con expectativas” respecto a las pericias y cuenta que del crucero nadie se les acercó, pero sí dos compañeros de trabajo de Favio que los reconocieron por los carteles.

“Dos compañeros de cocina de Favio se me acercaron y me dijeron que les causaba ruido que no fueran llamados a declarar nunca. Dijeron que se vivió un ambiente tenso en esos días, donde estaba prohibido hablar de lo que había sucedido”, relata.

Agrega que no fueron llamados a declarar por la PDI tampoco porque “ayer les dieron la tarde libre, pues la idea es que no hubiese personal en el crucero. Ellos hablaron conmigo después de las 17:00 cuando llegaron para ingresar al barco”.  “Me contaron que nunca les dijeron qué fue lo que sucedió, solo chismes de pasillos, pero que la gente repetía que no querían decirlo por miedo a que fueran mentira. A ellos nunca les mostraron ni videos o informes, solo les prohibieron hablar del tema”, finaliza.

PB/MC