Que las grandes fortunas de América Latina son un asunto de familia, lo deja patente el encuentro empresarial "Padres e Hijos" que se lleva a cabo esta semana en Santiago para analizar la revolución tecnológica y la sociedad que viene.

En medio del secretismo, las grandes fortunas latinoamericanas, como el mexicano Carlos Slim, según el programa, analizan a puerta cerrada en un lujoso hotel de Santiago cómo "llevar la región al Siglo XXI" o las "alternativas tecnológicas en el sector energético y su impacto sobre el cambio climático y medio ambiente".

Esta XIV edición está organizada por las "familias" más ricas de Chile, como los Luksic, los Paulmann, los Said, los Saieh, los Solari y los Yarur y el programa cuenta con expositores como el expresidente francés Nicolas Sarkozy, Tom Davenport, especialista en análisis de datos y profesor en varias de las más prestiogiosas instituciones estadadounidenses, como el MIT o la escuela de negocios de Harvard, o el ex director del diario español El País, Javier Moreno.

Con epígrafes como "Hombre, sociedad y educación: la tecnología como factor clave en las relaciones humanas" o "Para que la tecnología nos favorezca", los empresarios y empresarias latinoamericanos de éxito y sus vástagos debaten en paneles hasta el jueves cómo adaptar la educación a los nuevos tiempos tecnológicos o el cambio institucional en América Latina, con énfasis en "las reglas del juego que desatan progreso".

Sólo el programa ha trascendido de lo que se habla y quiénes son los participantes de este cónclave ultraprotegido.

Los organizaciones tienen la "consigna" de no decir nada de lo que ocurre puertas adentro ni quién participa y la prensa es amablemente invitada a abandonar el hotel donde de desarrolla, para lo que se cuenta con la escolta de un guardia de seguridad que te acompaña amablemente hasta la salida. "Cumplo mi trabajo", asegura éste.

A la cita acudieron la Presidenta Michelle Bachelet y el ministro de Hacienda Rodrigo Valdés. 

PUB/SVM