“Más que determinar medidas cautelares, nosotros queremos determinar con precisión la verdad de los hechos y las responsabilidades”, estas fueron las palabras del padre del estudiante de la Universidad Católica, Rodrigo Avilés, quien en el año 2015 fue herido de gravedad por un funcionario de Fuerzas Especiales de Carabineros en medio de una marcha educacional que se desarrollaba en Valparaíso, al enterarse de

Las palabras de Félix Avilés vienen luego de enterarse que este martes el 4º Tribunal de Garantía de Valparaíso determinó que el ex Carabinero perteneciente a Fuerzas Especiales, Manuel Moya, quedó con medidas cautelares de firma mensual y arraigo nacional tras la investigación de seis meses que determinó que el oficial fue quien operó el carro blindado con el chorro lanzaguas.

“El punto que que queremos establecer es que Carabineros de Chile a través de la fuerzas especiales ha tenido una conducta desde muchísimo tiempo una conducta, práctica y cultura que hace que los conflictos de los ciudadanos lo resuelvan con violencia extrema que producen lesiones y en algunos casos muerte”, señaló a Publimetro el padre del joven lesionado.  

Félix además agregó que las medidas que se establecieron son proporcionales a los hechos cometidos y con esto es posible que la conducta que ha venido teniendo la institución se modifique.
 
“Se puede dejar establecido que Carabineros de Chile no puede seguir actuando a su antojo y que la conducta institucional se debe modificar y decirle al Ministerio del Interior que los Carabineros deben resguardar la seguridad con precaución”, agregó Avilés.

Actualmente el estado de salud de Rodrigo Avilés ha mejorado e incluso el estudiante de la UC se ha vuelto a reinsertar en sus labores académicas, de hecho está trabajando activamente para poder terminar su tesis, comentó su padre.