Esteban Cabrera Oyarzo (7) ya fue encontrado y, lamentablemente, sin vida. El último niño desaparecido en la tragedia ocurrida este martes en el lago Riñihue, en la Región de los Ríos, fue hallado por personal de rescate este jueves, luego de intensas labores de búsqueda. 

En entrevista con Diario Austral, Mauricio Cabrera (33) el padre del pequeño aseguró que con el paso de las horas, la espera se volvió cada vez más angustiante, sobre todo porque mantener la esperanza de encontrarlo con vida era muy mínima.

De hecho, la madre de los menores, Cristina Oyarzo, relató que cuando ocurrió el accidente quiso salvar a sus tres hijos y que intentó tomarlos pero dos de ellos se le escaparon de las manos. “Ya estaban muertos”, agregó.  

“Aquí estoy, soportando el dolor porque me falta un hijo”, dijo Mauricio Cabrera mientras esperaba la aparición de Esteban, el último de sus retoños que hasta la mañana de este jueves seguía sin ser encontrado.

Cabe recordar que el bote que se hundió el pasado martes le quitó la vida de sus otros dos hijos Felipe Cabrera Oyarzo (4) y David Cabrera Oyarzo (5), quienes fueron hallados muertos el mismo día en que se registró el accidente. 

Recuerda su alegría

Mauricio Cabrera y Cristina están separados y por eso el padre del menor asegura que el tiempo que pasaba con los niños era especial.

“Eran los que alegraban la casa acá en el campo, eran la felicidad para mi padre y mi madre”, afirmó sobre los niños.

“Jugaban con todos los animales, con las vacas, sacaban leche con mipapá, el fin se semana estuvieron con los caballos, jugaban en el barro y lo que más les encantaba era andar mojados (…) También hacían travesuras, maldades como todo niño”, agregó. 

Y a pesar de la pena que le genera esta situación a Mauricio, sus hijos no fueron los únicos que perdieron la vida. 

Entre los otros viajeros que fallecieron se encontraban Juan Pablo Pérez Morales (38), Isidora Medina Huequelef (5) y Santiago Medina Huequelef (8).

Estos últimos dos fueron encontrados este miércoles a 20 metros de profundidad, a 60 metros de la orilla.

PUB/JLM