Días tristes son los que viven Ricardo Jara y Paulina Hidalgo, una pareja de Tocopilla que llora la muerte de su primer hijo, el cual murió un minuto después de nacer. Ambos, afirman que sería culpa de una supuesta negligencia médica por parte de un facultativo del Hospital Marcos Macuada.

El lunes 7 de diciembre, la madre que tenía un embarazo de alto riesgo se realizó un control en el recinto donde le tomaron la presión. Según la pareja a pesar de que esta saliera alta, la mujer fue enviada a su hogar.

Horas más tarde Paulina se percató de que algo andaba mal y junto a su pareja acudieron a urgencias. Ahí fue ingresada para dar a luz, pero su hijo falleció repentinamente un minuto después de nacer.

La pareja afirma que el médico que los trató desde los seis meses les dijo que daría luz por parto normal, a pesar de que la mujer padecía un embarazo de alto riesgo por un diabetes gestacional e hipertensión. Estas condiciones obligarían a practicar una cesárea a las 37 semanas, pero el profesional habría aplazado el nacimiento una semana de más de la fecha original.

“No hay explicación para lo que estamos pasando por culpa de un profesional negligente”, dijo Ricardo al diario La estrella de Tocopilla. “El profesional que trabaja ahí me mató a mi hijo, me lo mataron”, agregó. 

Por su parte el hospital respondió que “todo lo relacionado con este tema es materia de investigación a fin de conocer todos los antecedentes y causas para esclarecer los hechos”.

PB/MC