En el día previsto para el ingreso del proyecto de reforma a la educación superior, las críticas y opiniones cruzadas de todos los sectores políticos y sociales no se hicieron esperar, lo que estuvo acompañado con las respuestas y explicaciones de la ministra de Educación, Adriana Delpiano, quien pasó su jornada viendo los últimos detalles de uno de los proyectos más importantes del Gobierno de la Presidenta Bachelet, y sostuvo un almuerzo por casi tres horas con los parlamentarios de la Nueva Mayoría de la Comisión de Educación.

Previo al encuentro la diputada del Partido Comunista, Camila Vallejo, ya planteaba que el tema de dar un mayor énfasis a las universidades estatales era fundamental en el proyecto.

“Tendremos que ver qué viene en materia de financiamiento y fortalecimiento de las instituciones del Estado y cómo se van a incorporar las instituciones privadas bajo estricta regulación“, comento la diputada del PC.

El tema de preocupación de los rectores del Cuech, lo hicieron patente los diputados oficialistas, quiénes les plantearon a la ministra un trato especial que vaya más allá del financiamiento basal que está presupuestado en la minuta de la reforma que se ha conocido.

"No sabemos todavía como se traduce en la práctica como se va a efectuar el financiamiento, por eso necesitamos cifras y plazos concretos, por ejemplo en cuánto va a aumentar la matrícula y en qué período para las universidades estatales. Ahora se está hablando de un sistema mixto y eso quiere decir que es equiparable el tema estatal con el privado, pero acá hay un desequilibrio absoluto entre el sistema estatal y el privado”, argumentó la diputada del PPD, Cristina Girardi.

Por parte del diputado de la Democracia Cristiana (DC), Mario Venegas, se mostró más cauto con las críticas que se han lanzado y señaló que aún se habla en base al desconocimiento por no tener todo el contenido, pero en cuanto al financiamiento le hubiese gustado una gratuidad más rápida.

“Se habla sobre la base del desconocimiento porque recién cuando ingrese el proyecto podremos opinar, y yo tengo la convicción que habrán más cosas positivas que negativas, no se puede dejar contentos a todos los intereses (…) La realidad económica obligó a sincerar al tema de la gratuidad haciendo llegar hasta el 6 decil en este Gobierno, a mi me encantaría que fuera más rápido y que hubiese un compromiso mayor”, declaró el diputado Venegas.