Durante la jornada de esta tarde, cuatro de los siete partidos que actualmente integran la Nueva Mayoría, pero que hasta el 2013 pertenecieron a la Concertación, se reunieron en privado para analizar la situación con el Partido Comunista, quien ha sido cuestionado por el rol que tuvo en el nuevo rechazo del proyecto de reajuste salarial.

A la cita llegaron los timoneles del Partido Socialista, Isabel Allende; Partido Por la Democracia, Gonzalo Navarrete; Democracia Cristiana, Carolina Goic; y, finalmente, el Partido Radical, Ernesto Velasco, quienes asistieron hasta la vivienda de la senadora Allende para reflexionar sobre las relaciones que las colectividades tienen con el partido liderado por Teillier.

Según consignó Emol, en la reunión se trató el perfil que ha tomado el Partido Comunista al interior del conglomerado, sobre todo en la última definición sobre la votación en el Congreso del veto inditivo impulsado por la Mandataria, además de coincidir con la decisión de la coalición de mejorar las relaciones en el oficialismo.

No obstante, también concluyeron que el PC debiese hacer una autoreflexión del comportamiento que tuvo con la decisión oficialista, además de asumir el costo político que el rechazo del reajuste salarial al sector público significó para el gobierno y sus adherentes.

Por último, y según el medio citado, los partidos ex Concertación piensan realizar una reunión el domingo, aunque esta vez se incluiría al MAS, Izquierda Ciudadana y el Partido Comunista.

PUB/IS