A la polémica que generó durante 2015 la determinación de aumentar en casi el doble el valor del pasaporte -que actualmente vale $89.660 en su versión de 32 páginas-, se sumó las condiciones especiales y el costo del documento destinado a autoridades, miembros de las FFAA y representantes religiosos, entre otros, quienes solo debían cancelar 47 mil pesos para adquirir un ejemplar.

Este lunes, y como consignó La Segunda, la cantidad pasaportes oficiales o diplomáticos vigentes llegó a 17.529, cifra que excede por ejemplo la cantidad de espectadores que podrían ingresar a un partido de Universidad Católica en San Carlos de Apoquindo.

De esta cifra, 6.056 son diplomáticos, mientras que el número restante cae en la categoría de "oficial". La diferencia con el documento al que accede un ciudadano común radica en entregar ciertas facilidades al realizar trámites como abordar un avión.

Para acceder a este tipo de documentos, se debe pasar por un filtro que realiza la Cancillería, ya sea por reglamento o por determinación de la autoridad competente, el subsecretario de RREE.

Un pasaporte oficial es entregado, por ejemplo, se entregan a autoridades que viajan en misión oficial y sus usuarios pueden ir desde un alcalde hasta el subcontralor. En contraste, a un documento caratulado como diplomático acceden los presidentes de la República, parlamentarios o efectivos de las FFAA en misiones de paz.

Por último, y a raíz de la polémica por el precio, en 2015 se decidió reajustar su valor inicial -los $47.000-, quedando en 81.720 pesos, monto que sigue siendo más económico que el pasaporte común.

PUB/VJ