Para muchos, los de la universidad son los mejores años de la vida, no sólo por cumplir el sueño de sacar una carrera, sino que también por la oportunidad de conocer gente nueva y de socializar. Son en estas situaciones que los universitarios crean una especie de vocabulario sólo de ellos, palabras que engloban tanto en el ámbito académico como en las actividades sociales.
Entre las más repetidas del sondeo que Publimetro realizó con estudiantes de todo el país estuvieron algunas muy conocidas y que han sido usadas por varias generaciones como  es “machetear” (que es pedir dinero en la calle),  “bolsero” (llegar a un carrete o junta social sin plata), el ronaldo (dígase del ron), ganya (marihuana),  los cancerígenos (cigarros) y perro (amigo, también se ocupa “zorro” y en el caso de las mujeres “amigui”).
Asimismo, dentro de la encuesta realizada se pudo conocer nuevos términos que en la mayoría de los casos eran sabidos por universitarios de diferentes casas de estudio, pero desconocidos por quienes no eran parte de ese círculo. Entre las que más destacaron estuvieron: “Master Dog” (dígase del clásico “zorrón” hombre canchero), “retobar” (no dar el ancho en una situación o “guatear”), “pasta” (flojo), “mosh” (que son las peleas en los conciertos) y “a capella” (que es ingerir un trago fuerte sin acompañamiento).
Si bien el tipo de institución y la ciudad donde vive el estudiante también influye (por ejemplo en el sur si alguien tuvo una mala nota se le dice que le fue como la “nalca”, que es una planta comestible ácida de ese sector), los términos generales no tienen mayores cambios, según señaló Patricio Jara, estudiante de Medicina de la Universidad de Chile, pero oriundo de Concepción: “No he notado que haya mayores cambios en las palabras que se utilizan”, dijo.
En tanto, Felipe Fica, estudiante de Diseño Industrial de la Universidad del Bío Bío y quien aportó con un buen número de palabras, explicó que la creación de éstas por parte de los universitarios responde a la necesidad de “estar en onda”: “Es natural que adornemos el lenguaje porque es una forma de manejar un código en común que nos distingue”, señaló.
 
“Es común que se creen términos”
Referente a este tema, el profesor de Lenguaje Jaime Campusano aseguró que es completamente normal que tanto universitarios como personas que compartan un gusto en especial (tribus urbanas) o un rango etario, creen su propio vocabulario con el fin de distinguirse de los demás: “Es natural que la gente cree jergas. Esto sucedió también con los pokemones, góticos y los hardcores. Todos crean su glosario que los identifica como generación o como grupo, también sucede con los delincuentes y los gendarmes, por ejemplo. Es una parte del metalenguaje”, sostuvo.
Además, consultado sobre si alguna palabra proveniente del ámbito universitario pasó a ser reconocida por la RAE, señaló que existen varias que deberían prontamente ser parte de la Real Academia y que ya se incluyen en el diccionario de chilenismos que él mismo publicó: “‘Chela’ salió del ámbito universitario y va a ser parte de la Real Academia, porque en unos años ya no se le conocerá como cerveza, sino que como ‘chela’. Otra también es ‘previa’ y ‘estar arriba de la pelota’”, sentenció.