Ha pasado menos de diez días desde que el Séptimo Juzgado de Garantía de Santiago decretara que Javier Soto, el autodenominado “pastor” era culpable del delito de injurias con publicidad en contra de Rolando Jiménez, el líder del Movimiento de Liberación Homosexual (Movilh). Sin embargo, el religioso que fue sentenciado a 300 días de cárcel con pena remitida ya tiene planes para volver a enfrentarse a esa organización: predicará afuera de la sede. 

Así al menos lo confirma a Publimetro, medio en el que asegura que “esto nos ayudó en la manera en que la Iglesia permanezca con una sola posición sobre el Movilh. Ahora la Iglesia Evangélica le va a hacer la guerra”.

Cabe señalar que en primera instancia, el Tribunal había sobreseído la causa, pero tras una apelación del Movilh, se dictó una nueva condena donde se decretó a Rolando Jiménez como culpable. Esto ocurrió el pasado 27 de noviembre y asegura que pese a que han pasado los días “yo no veo el juicio a tanta distancia”. 

“Mi tema no es el juicio, no puedo referirme a eso. Lo único que puedo decir, es que el Movilh se prepare. Lo que puedo decir es que aquí el señor Rolando Jiménez no está frente a la empresas Tricolor. Este fue a llorarle a Tricolor cuando había estatuto que hablaba cerca de la homosexualidad, viene el señor Jimenez, llora y la empresa saca ese reglamento. Aquí la Iglesia le va a hacer la guerra”, agrega. 

Ello, pues según sus objetivos, la idea es reunir a varios predicadores para ubicarse fuera de la sede del Movilh para predicar.

“El abogado pidió inicialmente un año y medio de cárcel. Entonces, durante un año y medio voy a llamar a los predicadores, para que vayamos una vez a la semana a la sede del Movilh, para que escuchen la palabra de Dios. Tengo libertad de culto y tengo libertad de expresión y esa es la autocondena del Movilh. Ahora que lloren”, anuncia. 

Nunca dije “pedófilo”

Durante la audiencia, Javier Soto aseguró que el juez no escuchó lo que, a su juicio, son “antecedentes fidedignos”. De hecho, se defiende y asegura que nunca cometió el delito por el cual se le declaró culpable.

“El juez con el abogado barato del Movilh no pudieron comprobar que nunca le dije pedófilo. Hay hasta un video en Youtube y si quiere búsquelo, yo no tengo nada que esconder. Fue un recurso tan barato que usaron para mentir. Yo se lo dije al juez, “aquí vino una mentirosa y vino aquí a mentir, que fue la secretaria del Movilh”. Aquí la secretaria es una vil mentirosa. ¿Por qué digo eso? Porque yo tengo videos de eso”, acusa.

“Otra cosa fue la predicación, que es lo que sale en el video, que es que ese día yo estaba hablando de los pedófilos. Ahí yo estaba hablando de un activista sueco que está preso por pedófilo. Yo en ese momento le dije a Rolando, ¿por qué votaste a favor de considerar a la pedofilia como una aberración sexual allá en Lambda en 1994 en Nueva York”, explica. 

Sobre esa misma línea, asegura que tiene una opinión particular sobre el líder del Movilh. 

“A mí me da pena. El hombre tiene derecho a pedir perdón por sus pecados, a pedir perdón por esa actitud que tiene. Hoy se muestra como una víctima, pero yo lo conozco. Lo conozco y sé sobre él”, dice.

Y agrega que “yo veo en la redes sociales cómo tratan a Jimenez y él sí podría interponer miles de querellas por injurias, por calumnias, pero no es tan malo el hombre. Yo lo sigo y veo cómo lo tratan. Las personas no creyentes los trata mal. Me da pena Jiménez”.

Y una opinión similar es la que tiene sobre Luis Larraín, de la Fundación Iguales.

“Más pena todavía. Yo tengo antecedentes de que cuando él era joven era miembro del evangelio y es una oveja que tiene volver al redil. Yo se lo dije a él. Es una orejita que tiene volver al redil dell señor.

¿Qué dice el Movilh?

Consultado al respecto, el líder del Movilh, Rolando Jiménez, es más bien cauto. 

“Lo único que quiero señalar que él está condenado a 300 días de pena remitida y que cualquier otro intento de acoso y de injuria en mi contra lo va a poner tras las rejas, no hay nada más que decir. Nosotros jamás nos hemos opuesto a la libertad de expresión ni a la libertad de culto. Si él persiste en cuestiones de acosamiento y de hostigamiento, lo voy a tener que llevar a tribunales”, dice el líder.

“Si hay alusiones directas a mi persona o a lo que nosotros hacemos como organización en esas prédicas, por cierto que cae de la categoría de acoso y eso no es prédica, eso es insistir en un delito por el cual él ya fue sentenciado. Entonces, yo tomaré las acciones que corresponda”, finaliza.