¿Cuál es su balance respecto al hecho de que la Nueva Mayoría haya perdido las comunas emblemáticas de Santiago Centro y Providencia?

Yo creo que fue una gran noche para Chile Vamos. Evidentemente votó menos gente y eso significa un llamado de alerta para toda la clase política, pero la gente que sí votó optó por candidatos de Chile Vamos, particularmente en las capitales regionales y en Santiago. La Nueva Mayoría perdió Santiago,  Providencia, Maipú, La Reina, Pedro Aguirre Cerda, San Miguel, entre otras. Esta es la gran derrota de la Nueva Mayoría en la RM.

Si nos vamos al panorama en regiones. ¿Considera que una de las grandes sorpresas fue Sharp en Valparaíso?

No. Porque hubo bastantes sorpresas. En Punta Arenas ganó la derecha, en Arica ganó la derecha, en La Serena y Coquimbo se mantuvo la Nueva Mayoría. En Valparaíso ganó un candidato alternativo, pero  en Antofagasta la alcaldesa que iba por fuera también ganó como candidata alternativa. Ganaron candidatos independientes en varias comunas importantes. Sharp es uno de ellos. Tal vez tiene más efecto mediático, porque está relacionado con la izquierda.  Pero hubo varios independientes que ganaron en hartas partes.

¿Por qué ocurrió este fenómeno? ¿Tiene relación con el tema de la abstención y los conflictos políticos de las últimas semanas?

Yo creo que hay un par de elementos. Evidentemente la abstención hace que los votantes que tienen sentimientos más fuertes, pesen mucho más, porque siempre llegan a votar. Los votantes más moderados se quedan un poco en la casa. Eso representó una derrota para muchos titulares que perdieron, pero creo que el principal elemento aquí  fue la impopularidad del gobierno que arrastró a un montón de alcaldes de la Nueva Mayoría. Los hizo perder, la gran noticia es esa. La Nueva Mayoría sufrió los efectos del tsunami de Bachelet. La impopularidad de Bachelet termina siendo la variable más importante.

¿Cómo cree que esto impacta en las parlamentarias y presidenciales 2017? Considerando la imagen que mostraron los medios con Piñera celebrando con Matthei y por otro lado Lagos dando la cara en la derrota de Tohá.

La municipales no determinan la presidencial, pero constituye un punto de partida importante. Hoy Piñera se va a celebrar y va a dormir soñando con la presidencia. Lagos se va a ir a acostar preocupado. Lo que pase en los próximos meses va a ser fundamental para determinar los resultados de la elección  en noviembre del 2017. Este es sólo un punto de partida, pero un punto de partida importante. Fue una victoria para la derecha incuestionable y una derrota para el gobierno y la Nueva Mayoría. Sin embargo, no determina lo que va a pasar el próximo año en la presidencial.

Con todo lo sucedido y estos resultados. ¿Podrá la Nueva Mayoría terminar bien este Gobierno?

Yo creo que aquí ya no hay mucho que hacer. La mejor metáfora para explicar esto es ese partido entre Alemania con Brasil en el mundial, cuando Alemania iba ganando 5-0 al final del primer tiempo, ya no había más que hacer. Aquí el partido ya se acabó. Lo que tienen que hacer es tratar de agruparse, para tratar de salvar la elección presidencial del próximo año, pero esta noche en el oficialismo vivieron una derrota aplastante.