El desborde del río Mapocho y su imparable paso por Avenida Andrés Bello no sólo movilizó durante la madrugada a los equipos de emergencia de la ciudad. Esta mañana, concurrió hasta el mismísimo Horst Paulmann a colaborar junto a un grupo de trabajadores al sector de estacionamientos del Costanera Center, donde las aguas ya habían colapsado 5 pisos subterráneos del recinto.

“Esto es una calamidad”, fue lo primero que dijo el presidente del directorio del centro comercial, mientras acomodaba un saco de arena para impedir el avance de las aguas. Su primera evaluación, había sido abrir el mall durante la tarde de ste domingo, idea que al paso de las horas descartó.

Paulmann explicó que aún no ha podido establecer cuáles son los daños en el recinto y que en las próximas horas evaluará si el centro comercial podrá operar con normalidad este lunes. Sin embargo, comentó que uno de los sectores más afectados del Costanera Center, es la planta eléctrica del mall, que resultó completamente inundada, que es justamente la que permite, además, abastecer de agua a todo el centro comercial. 

“Entró el agua por montones, entró la mitad del río Mapocho. Lo principal para nosotros es atender a nuestros clientes”, dijo el empresario. “A la naturaleza hay que tenerle respeto. Espero que mañana podamos atender como estamos acostumbrados. Lo importante, es poder contener el río para evitar que haya más agua”, aseguró, lanzando sus dardos a los actuales trabajos de construcción que realiza el la Autopista Costanera Norte en la rotonda Pérez Zujovic.

Paulmann explicó que estarán toda la tarde trabajando en el lugar, y que evaluarán la posibilidad de traer más camiones de arena, a fin de contener el ingreso del agua.