Un estudiante universitario de Arica fue detenido por la Brigada Investigadora de Delitos Sexuales y Menores de la PDI, como sospechoso de violar a una joven de 15 años con discapacidad mental, que se encontraba desaparecida y era buscada por su familia.

El imputado, de 28 años, fue formalizado por el delito de estupro contra la menor, que era rastreada por la PDI, debido a una denuncia de presunta desgracia interpuesta por su familia.

El encuentro entre víctima y victimario se concretó después que ambos se conocieron por Facebook.

Una de las tesis no resueltas de este caso es que el estudiante habría usado la red social para persuadir a la joven de abandonar su hogar.

La menor, que tiene un diagnóstico de un 60% de discapacidad mental y que aun cursa estudios básicos, dejó su casa durante la tarde del sábado 2 de abril, mientras su madre realizaba tareas agrícolas, para quedarse en el domicilio del universitario.

La joven fue hallada por detectives de la Brigada de Homicidios de la PDI que seguían su rastro, como consecuencia de la denuncia por presunta desgracia.

El encuentro sexual dejó en la adolescente evidencias que fueron constatadas en el servicio de urgencia del Hospital Regional Doctor Juan Noé Crevani.

Tras la persecución penal que realizó el fiscal Mario Concha, la jueza de Garantía Sara Pizarro ordenó que el imputado quedara con prohibición de acercarse a la víctima y arraigo nacional. Asimismo, fijó un plazo de cierre de la investigación de 70 días.

PUB/NL