Es uno de los clásicos de cada verano. Los chilenos buscan a través de internet diversos destinos para disfrutar de las vacaciones y con ello viviendas para descansar, situación que los deja expuestos a estafas y otros delitos que se esconden tras un sitio web.

Para evitar estas situaciones, la Policía de Investigaciones (PDI) de la V Región entregó una serie de recomendaciones para no caer en estos ilícitos. Entre los puntos más importantes, destacan el efectuar estas operaciones con corredores establecidos y autorizados, los que se resguardan con números de contacto de red fija y no celular, y además, verificar directamente el nombre de la persona que arrienda.

Si bien no existe una norma que impida cobrar anticipadamente un porcentaje del arriendo, en lo posible la idea es no entregar dinero sin antes ver la casa o departamento en cuestión. También, se debe prestar atención al precio que ofrece el mercado, porque muchas veces la técnica para captar a las víctimas, es ofrecer casas con numerosas cualidades con un valor bastante más bajo que lo normal.

Generalmente, las personas visitan un portal que publica fotografías de dichos inmuebles, apareciendo un teléfono celular de contacto y número de cuenta corriente donde se les solicita que depositen parte o la totalidad del dinero del arriendo.

Tras esta acción, y una vez que realizan el depósito, esperan la confirmación de tal transferencia, la que nunca llega.

Es en ese momento cuando los afectados comienzan a sospechar que han sido blanco de algún ilícito, lo que comprueban cuando intentan ubicar al supuesto administrador o propietario del departamento, quien nunca aparece.

PUB/VJ