La bautizaron como "Binomio", porque era una operación liderada en conjunto por la Fiscalía y la PDI de Arica, y que se tradujo en la incautación de más de $8 mil millones en clorhidrato de cocaína, ademñas de la desarticulación de una organización criminal que utilizaba rutas terrestres y marítimas para lograr enviar droga desde Colombia a España, a través del puerto de San Antonio en nuestro país. 

El fiscal a cargo de la operación, Daniel Valenzuela, y la Brigada Antinarcóticos de Arica, que trabajó con otras policías de Sudamérica, concluyó con la captura del abogado español José M. V. G., de 2 años, su compatriota José M. A. H., de 53, y el ciudadano colombiano Julio I. C. R., de 24 años, los que integraban  una mafia internacional que, luego de internar la sustancia por el norte de Chile, la trasladaba por tierra hasta la Región Metropolitana.

El plan de los delincuentes incluía el ocultamiento de la droga en contenedores marítimos cargados con limones, que saldrían desde el puerto de San Antonio hasta el terminal portuario de Algeciras, ubicado al sur de Andalucía, en España.

Sin embargo, esto no llegó a concretarse debido a la intervención de la policía civil que, tras un seguimiento aéreo y terrestre, detuvo a los criminales en una bodega de la comuna de Talagante.

El grupo fue capturado con 287 kilos 810 gramos de clorhidrato de cocaína, que en el mercado europeo habría alcanzado un valor de 11 millones 512 mil 400 euros, es decir, unos 8 mil 209 millones de pesos chilenos.

Eduardo Gatica, comisario a cargo de la operación, destacó que la policía realizó un seguimiento a esta organización criminal “que comenzó en el extranjero, con colaboración de policías de otros países y que finalizó en una bodega arrendada por los traficantes, cerca de la Autopista del Sol”.

El oficial indicó que “por el momento no se han establecido vínculos con ciudadanos chilenos en este caso, lo que nos indica que aparentemente estos traficantes solo utilizaban a nuestro país como tránsito de la sustancia ilícita hacia su destino final”.

El Juzgado de Garantía de Arica envió a los imputados a prisión preventiva y otorgó un plazo de investigación de 60 días a la causa que lleva adelante el fiscal Valenzuela.

PUB / DIG