Un cargamento con ocho toneladas de cobre y escoria de cobre sustraído desde las instalaciones de Codelco, en la Región de Antofagasta, recuperó la PDI, tras la fiscalización de un camión de alto tonelaje que ingresaba a Arica y Parinacota, a través del control carretero de Cuya.

La diligencia, realizada en conjunto por el Grupo Especializado en Bienes Robados (Gebro) y la Brigada Antinarcóticos (Briant), permitió la detención de tres chilenos de 22, 26 y 28 años de edad, todos con domicilio en Arica.

El grupo fue formalizado por la Fiscalía por el delito de receptación flagrante, en el marco de una investigación que el Juzgado de Garantía de la ciudad fijó en 60 días.

El cargamento contiene cobre procesado y escoria de fundición de cobre que se obtiene a partir del proceso de refinación de metal.

El jefe subrogante de la Brigada Investigadora de Robos (Biro) Arica y Parinacota, comisario Francisco Valencia, explicó que “las primeras indagatorias del caso apuntan a que, posiblemente, los individuos que iban en el camión compraron el cargamento a personas de la Región de Antofagasta, con el fin de revenderlo a un precio mayor en Arica, pero esto es materia que aún debe ser aclarada en el transcurso de la investigación que recién comienza. Lo fundamental es que Codelco identificó este material como propio y ahora se deberá establecer en qué circunstancias fue sustraído desde la empresa”.

En Chile, la escoria de fundición de cobre es un subproducto utilizado en el relleno de caminos, fabricación de lanas minerales, ladrillos refractarios y como material abrasivo para la limpieza de superficies de acero.

Se estima que por cada tonelada de cobre obtenido, se generan 2,2 toneladas de escorias pirometalúrgicas, principalmente compuestas por óxidos de hierro, sílice, alumnio y calcio, además de cobre que aún puede ser rescatado.