Un comunicado emitido esta jornada por la Policía de Investigaciones de Chile, permitió aclarar que el que el ingeniero comercial chileno Rafael Garay fuera detenido ayer por la policía rumana en un centro comercial de la ciudad de Brasov, por portar documentos falsos, no fue una casualidad, indicándose que hubo una coordinación entre ambos organismos. 

"A propósito de la solicitud de actualización de paradero que solicitó Interpol Santiago a su símil de Bucarest, se estableció que el requerido se había trasladado en un vehículo hasta la ciudad de Brasov. 
Consecuente con ello y, en base a que existía una notificación roja en su contra, solicitaron a la policía con asiento en ese lugar, que realizara las diligencias de localización necesarias lo antes posible, las que se concretaron ayer viernes 18 de noviembre, al interior de un centro comercial", agrega el escrito. 

"Luego de la detención de Rafael Garay, el fiscal contaba en un plazo de 24 horas para ponerlo a disposición del juez, concretándose el día de hoy, donde la autoridad judicial determinó que debe permanecer bajo arresto domiciliario por 20 días, a la espera de la remisión por parte de Chile de la solicitud de detención previa con fines de extradición", se agrega. 

Y tal como lo dispuso el tribunal, y en una dirección en la ciudad de Brasov -el departamento N° 30 de Avram Iancu 48A- desde las 20:30 horas de hoy (hora rumana) Rafael Garay se encuentra cumpliendo con la medida de arresto domiciliario por 20 días. En el lugar está con su pareja rumana, Marya Runca. 

PUB/CM