El llamado general del "nunca más" a las violaciones de los derechos humanos por parte del Ejército, Juan Emilio Cheyre, fue sometido a proceso y detenido hoy como supuesto cómplice de los crímenes de la Caravana de la Muerte en la Serena en 1973. 

La sorpresiva determinación la adoptó el ministro en visita de la Corte de Apelaciones de Santiago para causas de DD.HH., Mario Carroza, quien procesó a Cheyre junto a otras seis personas por los homicidios de 15 personas al interior del regimiento Arica de La Serena, en octubre de 1973. 

Cheyre, actual consejero del Servicio Electoral, es investigado por homicidio calificado reiterado. Su defensa alega que al momento de los hechos sólo era un teniente en labores administrativas en los juicios marciales que se realizaron en el regimiento y que derivaron en los fusilamientos. 

Sin embargo, sobrevivientes de este episodio de la Caravana de la Muerte lo recuerdan incluso como uno de los torturadores de los detenidos que posteriormente fueron fusilados, por lo cual el 24 de junio pasado el abogado de DD.HH. y representante de los familiares de las víctimas, Cristián Cruz, solicitó su procesamiento como autor de los delitos. 

Además, el 12 de abril pasado, el ministro Carroza encabezó una reconstitución de escena en el ex regimiento Arica de La Serena, hoy Regimiento de Infantería N°21 de Coquimbo, diligencia en que interrogó en calidad de inculpados a 9 militares en retiro, entre ellos Cheyre. 

El caso Cheyre incluso tuvo repercusiones en el Gobierno, ya que el Programa de Derechos Humanos del Ministerio del Interior solicitó al ministro Carroza someter a proceso Cheyre. Esta solicitud habría ocasionado la renuncia del jefe del área jurídica del programa, Rodrigo Lledó. 

Su remoción, según informó El Mostrador, estuvo orquestada directamente por el ex ministro del Interior, Jorge Burgos, a quien le habría incomodado el encausamiento de Cheyre. 

La primera vez que Cheyre apareció mencionado en un proceso por violaciones a los Derechos Humanos fue en el año 2000, cuando el ex oficial y ex agente de la CNI, Pedro Rodríguez Bustos, lo situó en el regimiento Arica de La Serena, señalando que participó de los fusilamientos y tortura. 

Cheyre también estuvo involucrado en los asesinatos del matrimonio conformado por el argentino Bernardo Lejderman y la mexicana María del Rosario Ávalos en la comuna de Vicuña en 1973. El hijo sobreviviente de la pareja, Ernesto Lejderman Ávalos, de dos años a la fecha, fue llevado al Regimiento Arica y Cheyre lo entregó a un convento de monjas. 

El 10 de marzo de 2002, Cheyre asumió como Comandante en Jefe del Ejército de Chile. Intentó desmarcarse de su antecesor, Ricardo Izurieta, quien apoyó explícitamente durante su gestión a Augusto Pinochet. 

Cheyre, en cambio, buscó reivindicar al Ejército por las violaciones a los derechos humanos cometidas por la institución durante el régimen militar. En noviembre de 2004 publicó el documento "Ejército de Chile: el fin de una visión", donde asumió la responsabilidad del Ejército en los crímenes de la dictadura. 

"El Ejército de Chile tomó la dura, pero irreversible decisión de asumir las responsabilidades que como institución le cabe en todos los hechos punibles y moralmente inaceptables del pasado. Además, ha reconocido en reiteradas oportunidades las faltas y delitos cometidos por personal de su directa dependencia; las ha censurado, criticado públicamente y ha cooperado permanentemente con los tribunales de justicia para, en la medida de lo posible, contribuir a la verdad y a la reconciliación", escribió en esa oportunidad. 

La Caravana de la Muerte es el nombre que recibió una comitiva del Ejército de Chile que recorrió el país durante 1973, bajo el mando del general Sergio Arellano Stark. Por orden de Augusto Pinochet tenía la misión de agilizar y revisar los procesos de personas detenidas tras el golpe militar. La operación terminó con el asesinato y desaparición forzada de 97 presos políticos. 

Cheyre se encuentra detenido en el Regimiento de Policía Militar de Peñalolén, a la espera de los siguientes pasos de su defensa. 

PUB/AOS