Intensas diligencias realizan la Fiscalía de Arica y Carabineros para determinar si el ciudadano boliviano Juan Carlos Quispe Cacholla (20) es, efectivamente, el autor de los homicidios de los carabineros Germán Cid y Víctor Muñoz, cometidos el 22 de enero pasado en Tacora. 

Quispe fue entregado a Carabineros de Visviri por el Servicio de Emigración de Bolivia, que lo detuvo cuando escapa de un linchamiento en la localidad de Charaña del país altiplánico. A los funcionarios bolivianos confesó ser el autor de los asesinatos de los policías chilenos. 

Sin embargo, por las extrañas circunstancias en que se produjo la captura de este sujeto, la fiscalía quiere despejar cualquier duda. Lo único claro es que Quispe quiere evitar la justicia de su país. 

El sospechoso fue golpeado por una turba en Charaña, localidad boliviana donde se le acusa de un asesinato. El sujeto escapó hacia la frontera con Chile y se entregó a los funcionarios de su país. 

Luego, desde la comisaría de Visviri fue trasladado al Hospital Regional de Arica, donde recibió atención médica, y después a la Tercera Comisaría de Carabineros de esta ciudad, donde quedó a la espera del control de detención y eventual formalización de cargos. 

En poder de Quispe se encontraron dos rifles calibre 22 que serían compatibles con los usados en el asesinato de los carabineros. Las armas están siendo sometidas a peritajes. Además, el ciudadano extranjero tenía tres celulares y un cuchillo. 

Se presume que los carabineros fueron asesinados por uno o más cazadores furtivos de vicuñas. El caso está a cargo del fiscal Mario Carrera. 

PUB/VJ