El OS-7 de Carabineros desarticuló una banda de narcotraficantes integrada por tres bolivianos y cinco chilenos, que estaba en posesión de más de media tonelada (530 kilos) de pasta base de cocaína y marihuana, la que habían ingresado por un paso no habilitado en el sector de Socoma, en la Provincia de El Loa, región de Antofagasta. 

Los efectivos policiales que participaron en la operación denominada “Gran Frontera” lograron la incautación de 191 contenedores de drogas, con un peso de 185 kilos 513 gramos cada uno; junto a 399 contenedores con un peso de 344 kilos 709 gramos, conformando un cargamento avaluado en más de 2 mil millones de pesos. 

Durante el procedimiento, una de las camionetas usadas por los sujetos para transportar la sustancia ilícita volcó, por lo que personal policial debió atender a los ocupantes, rescatándolos del vehículo para luego proceder a su detención.

Los cabecillas de esta agrupación criminal, de nacionalidad boliviana, monitoreaban el tránsito de la droga a través de dispositivos telefónicos, quienes también lograron ser detenidos.

Entre las rutas usadas para movilizarse, estos sujetos tenían como alternativas los trazados que realizó por suelo chileno el rally Dakar en años anteriores.

Respecto al operativo, la Intendenta de Tarapacá, Claudia Rojas Campos, señaló: "Se trata de una tarea investigativa de seis meses; una labor bien hecha que demuestra la preparación de nuestras policías y del Ministerio Público, y que responde a uno de los ejes fundamentales del Gobierno de la Presidenta Bachelet, como es la seguridad pública". 

Por su parte, el teniente coronel de Carabineros, Luis Alberto Fres, explicó que "después de una rigurosa investigación, hemos terminado con una organización criminal transnacional, que utilizaba pasos no habilitados para introducir la droga a los centros de consumo de la región de Valparaíso, de Coquimbo y del área Metropolitana", concluyó. 

PUB/VJ