En el Regimiento de Policía Militar N°1 de Santiago, la subsecretaria para las Fuerzas Armadas, Paulina Vodanovic, observó en terreno el tipo de instrucción que están recibiendo las mujeres que se inscriben como voluntarias para hacer su servicio militar.

En la unidad, ubicada en los faldeos de Peñalolén, se entrenan 112 de las 1.520 reclutas que este año se inscribieron a lo largo del país.

La subsecretaria Vodanovic, tras el recorrido por la unidad, señaló que “como Gobierno estamos muy contentos de los niveles de voluntariedad alcanzados y el nivel de alistamiento de las fuerzas.”

Agregó que “las mujeres no han sido una excepción y van a la par de los varones; incluso, muchas de ellas han sido acreedoras de la Medalla 18 de Septiembre, que las reconoce como las mejores en sus respectivos batallones”.

Este año casi 6.000 mil mujeres postularon para un universo de 1.520 vacantes disponibles para hacer el servicio militar.

Este año, se ha abierto por primera vez en el Ejército el acceso a las armas de Infantería y Caballería Blindada para las mujeres, lo que implica que podrán conducir tanques. Su ingreso a estas unidades termina con la última barrera institucional en este ámbito.

Sobre el particular, la subsecretaría Vodanovic señaló que "estamos trabajando para profundizar el proceso de incorporación de la mujer en las Fuerzas Armadas, por lo que es un gran paso que ahora puedan integrarse, en igualdad de condiciones que sus pares varones, armas de Infantería y Caballería Blindada". 

PUB/MAC