Los trabajadores de mar de la ciudad de Ancud acordaron negociar la última propuesta entregada por el Gobierno, pero condicionaron la suscripción de un acuerdo a que se libere a la veintena de personas que fueron detenidas durante manifestaciones registradas esta mañana en la ruta entre Osorno y la capital de de la Región de Los Lagos.

Durante las negociaciones celebradas ayer miércoles en la Intendencia Regional de Los Lagos, en Puerto Montt, el Ejecutivo ofreció los mismos 750 mil pesos iniciales que generaron la prolongación de la movilización chilota, pero accedió a incluir a todos quienes desarrollan actividades de mar, con o sin documentos de Registro de Pesca Artesanal (RPA), principal diferencia de las tratativas a lo largo de la movilización chilota.

El acuerdo de sentarse a negociar con el Gobierno fue decidido en una votación en la que participaron 33 representantes de sindicatos de trabajadores de mar ancuditanos, 7 de los cuales se mostraron en contra.

“Nosotros tomamos la decisión de negociar y viajaremos a Puerto Montt, pero tenemos detenidos durante la mañana. Si no los sueltan, no habrá negociación. Si los liberan negociamos”, advirtió Julio Cárdenas, dirigente de la Mesa de Trabajo Marea Roja de Ancud, antes de que los representantes se embarcaran en un helicóptero que los trasladará hasta la ciudad de Puerto Montt.

En lo medular, la propuesta plantea un bono inicial de 300 mil pesos y tres bonos mensuales sucesivos de 150 mil que se pagará a todos los trabajadores de mar, pescadores, buzos y recolectores de orilla, que cuenten o no con Registro de Pesca Artesanal.

Además, en el documento se plantea que el “Aporte Solidario por Marea Roja”, se hará extensivo a “jefe o jefas de hogar, informales, afectados directamente por marea roja, con o sin RPA, los que deberán acreditar dicha condición a través de la ficha FIBE en el municipio, a la cual se le aplicarán los siguientes criterios: Que no cuente con otro tipo de ingresos y/o que pertenezcan al 40 por ciento de vulnerabilidad, certificado por el Ministerio de Desarrollo Social”.

La propuesta señala además que “aquellos que tengan una Pensión Básica Solidaria o de Invalidez (PSB-PSI) y no califiquen como receptores del aporte solidario por este motivo, se les buscará una solución alternativa que les permitirá recibir ayuda por el monto liquido similar al aporte solidario”.

“Para estos efectos se dispondrá una primera instancia de Programas PMU de media jornada (Pro Empleo) podrán renovarse a objeto de cubrir el mismo número de meses contemplados para el Aporte Solidario”, señala el documento propuesto por la Presidenta Michelle Bachelet.

Además del aspecto económico, el acuerdo que propone el Gobierno incluye la creación de una mesa de trabajo para monitorear el avance de la “marea roja”, además de la elaboración de acciones para el fomento productivo de la zona, entre otros.

La jornada de este miércoles estuvo marcada por prolongadas tratativas en las que el Gobierno sumó a otras dos comunas, Quemchi y Quellón, para poner fin a la paralización y conseguir así el despeje de las rutas del archipiélago que se mantuvieron bloqueadas por dos semanas.

En las negociaciones encabezadas indirectamente por el “ministro coordinador”, Luis Felipe Céspedes, (los encuentros con los dirigentes fueron sostenidos por asesores), este miércoles se debería zanjar el petitorio de los buzos de Dalcahue, quienes siguen movilizados, luego de que el sábado pasado el Ejecutivo sólo alcanzó acuerdo con los pescadores artesanales de reineta y merluza, en el que los trabajadores bentónicos quedaron marginados.

PUB/CM