El 14 de febrero de 2017 es una fecha crítica para el sistema sanitario chileno. Este día vence el plazo legal en que médicos extranjeros podrán ejercer en la red asistencial sin haber aprobado el Examen Unico Nacional de Conocimientos de Medicina (Eunacom), medida que de acuerdo al Colegio Médico sacaría del sistema a unos 400 profesionales.

“Si esto no se resuelve el escenario es catastrófico, súper complejo”, advierte Andrés Chacón, director ejecutivo de la Asociación de Municipalidades de Chile (Amuch).

Según el representante del organismo, esta situación afectará a un importante número de personas, principalmente “residentes de lugares donde los médicos chilenos no quieren ir”, es decir “centros asistenciales pequeños y de salud primaria”.

Por ejemplo, en la comuna de Las Cabras en la Región de O’Higgins, el 90% de los médicos son extranjeros según datos de Amuch. Mientras que en el caso de Rancagua, de cumplirse el plazo, deberían abandonar sus labores un 6,7% de los profesionales.

Una situación que preocupa al alcalde de Santa Cruz William Arévalo, quien ha instado al Gobierno a resolver esta situación ya que sino “se afectaría al millón y medio de personas que están en las listas de espera”.

 La petición del edil se centra en la admisión de médicos especialistas, sobre quienes asegura han reprobado la Eunacom porque “deben volver a estudiar materias que vieron hace 20 o 30 años”.

“Ellos quieren ser evaluados pero a través de la Corporación Nacional Autónoma de Certificación de Especialidades Médicas (Conacem)”, argumentó.

Desde el Colegio Médico defendieron el sistema de ingreso, aunque coinciden en separar las formas en el caso de los médicos cirujanos.

“El examen se debe exigir como un criterio de calidad, independiente de que se pueda perfeccionar en el camino la pertinencia del examen”, señaló a Publimetro Izkia Siches, presidenta del gremio en la Región Metropolitana.

La dirigente aseveró que al interior del colegiado se ha flexibilizado la posición y actualmente hay consenso en que los especialistas puedan dar directamente un examen de habilitación. “Si es oftalmólogo nos interesa que sea un buen oftalmólogo, no nos interesa que estudie de nuevo pediatría”, agregó.

Siches cuestionó la falta de solución por parte de la autoridad, ya que además de perjudicarse la cobertura del sistema, este escenario arriesga el éxito de legislaciones futuras sobre el asunto.

"Va a llegar el holocausto (14 de febrero) y la clase política va a salir con un proyecto de ley muy populista, que va a flexibilizar y cualquier persona que diga que es médico, ejercería”, manifestó.

El líder comunal de Santa Cruz también criticó el actuar del Ministerio de Salud y afirmó haber conversado el asunto, junto a otros alcaldes, con la ministra Carmen Castillo, quien se habría comprometido en su momento a presentar una solución dentro tres semanas. Sin embargo, el alcalde indicó que “ha pasado más de un mes y aún no tenemos respuesta”.