Los parlamentarios DC Sergio Espejo y Jaime Pilowsky solicitaron a la ministra de Salud, Carmen Castillo, patrocinar el proyecto de ley de salud mental, o bien fusionarlo con otro impulsado por el Ejecutivo para que sea aprobado en la Cámara de Diputados durante este 2016.

La ministra Castillo se comprometió a responder dentro de 30 días al requerimiento de los parlamentarios, quienes asistieron a esta reunión acompañados de especialistas de las Universidades Católica de Chile y de Valparaíso y de las Sociedades de Psiquiatría, Neurología y Neurocirugía, equipo que diseñó el proyecto apoyado por legisladores de distintas bancadas.

El diputado Sergio Espejo explicó que “como sociedad, hemos desprotegido a las personas que sufren depresión, trastornos psiquiátricos y otros problemas de salud mental, lo que significa que nuestra promesa de Gobierno de luchar contra la desprotección, de permitir inclusión, de darle amparo a los más vulnerables no se está cumpliendo y eso tenemos que revertirlo hoy, no dejarlo para después”.

El vicepresidente DC también señaló que “Chile enfrenta un problema grave de salud mental: el 17% de las personas padece cuadros depresivos, los problemas de salud mental representan 20% de las incapacidades transitorias, la tasa de suicidio es una causa importante de muerte y va en ascenso, por lo que ha llegado el momento de ponernos firmes a trabajar en esta tarea”.

“Las personas con discapacidad mental son los chilenos y chilenas más vulnerables y, junto a ellos, sus familiares también viven el abandono. Si Chile no actúa en este campo, seguiremos violando los Derechos Humanos de chilenos y chilenas, de niños y adultos con patologías mentales”, agregó.

Por su parte, el diputado Pilowsky valoró la reunión con la ministra, ya que a su juicio “permite dar visibilidad a un tema que ha quedado fuera de la agenda pública”.

Además, dijo que "3% de quienes padecen trastornos psiquiátricos son de gravedad, es decir, aproximadamente 500 mil personas y, considerando a sus familias, son más de 2 millones los afectados". En este contexto resulta un "imperativo ético sistematizar la normativa y contar con una ley de Salud Mental, que convierta al paciente en un sujeto de derechos y entregue una respuesta a quienes no pueden seguir esperando".

Por otro lado, el doctor de la sociedad de Neurología, Psiquiatría y Neurocirugía, Juan Maass, argumentó que “esta es una iniciativa que hacía falta en el país. En general, Chile ha tenido un buen desarrollo en materia de Salud Mental, pero a veces las situaciones de estanco y la falta de actualización de las políticas públicas generan dificultades. Me parece relevante que esta ley no quede en un momento estelar, sino que se plantee ahora un debate que lleve a avances concretos, porque es el momento”.

Por último, el Académico del departamento de Psiquiatría de la Facultad de Medicina de la Universidad Católica, Matías González, indicó que “toda la población sabe lo difícil que es tener dentro de los suyos a alguien que le toque este padecimiento, el sufrir algunas de las enfermedades mentales más complejas que hay en la medicina”.

“La Organización Mundial de la Salud ha declarado que los pacientes mentales, especialmente aquellos que tienen patologías psiquiátricas complejas, son el grupo poblacional más vulnerable, específicamente dentro de estos se encuentran los niños. Con este proyecto de ley queremos generar sobre ellos, darles una protección específica, nombrarlos como sujetos de derecho y que haya un Estado que haga valer sus Derechos Humanos más básicos”, sentenció el académico. 

PUB / DIG