El intendente (s) de la Región Metropolitana David Morales, manifestó que el Gobierno va a servir de garante del acuerdo entre los trabajadores de la zona sur y las empresas Emeres y Consorcio Santa Marta. Ello con el objetivo de verificar que la bonificación o compensación demandada por los recolectores de basura, debido a la extensión de sus jornadas laborales ocasionada por el cierre del relleno Santa Marta, sea pagada efectivamente. Este objetivo es clave para evitar un paro.

Al respecto, Morales sostuvo que “la responsabilidad de las empresas se está persiguiendo y en eso no nos van a temblar la mano para aplicar las sanciones más drásticas que corresponda, y en segundo lugar, creemos que Santa Marta, efectivamente, debe entregar los recursos necesarios para responderle a los trabajadores, y eso es lo que está construyendo entre Emeres, Santa Marta y los propios trabajadores de la zona sur”. 

Entrevistado por radio ADN la autoridad añadió luego que “este bono que están solicitando o esta forma de compensación tiene que salir de las empresas, el contrato de los trabajadores es con las empresas recolectoras y a su vez las empresas recolectoras con los municipios”. 

En la misma línea agregó que “estos actores que hoy día no han estado en la mesa, las empresas recolectoras y los municipios, en algún momento tienen que entrar a participar de este proceso y nosotros vamos a cumplir al pie de la letra lo que acordamos con los trabajadores, que es, fundamentalmente, ser garantes, poner la mesa, para llegar a este acuerdo”. 

Enfatizando el rol de la Intendencia de la RM en la situación originada por la emergencia del relleno Santa Marta, la autoridad sostuvo que “nosotros llevamos como Intendencia más de dos semanas trabajando, en primer lugar, en ver, donde, efectivamente, con responsabilidad y con seguridad ambiental, se pueden recibir los residuos domiciliarios, y además cómo las condiciones laborales de los trabajadores se respetan, y, en el caso puntual de la demanda de los trabajadores, cómo se les compensa también”. 

Finalmente, el intendente (s) señaló que el caso de los trabajadores de la zona norte era más complejo porque si bien estos operarios nunca han depositado en Santa Marta, también ha aumentado su tiempo de trabajo en la estación de transferencia de Quilicura y de esto deben hacerse cargo las empresas de la zona norte. 

PUB/JLM