"Tuve la oportunidad de invitar al Papa a visitar Chile, y él con una sonrisa muy cariñosa ratificó que nos iba a visitar", aseguró el Presidente Sebastián Piñera en una conferencia de prensa luego de que asistiera junto a mandatarios de diferentes países a la ceremonia de entronización del Cardenal Bergoglio.

Piñera, además, reveló que tanto él como su esposa, Cecilia Morel, le pidieron al Papa Francisco que rezara por un amigo. Acto seguido, "nos preguntó por los rosarios que queríamos que bendijera, de quiénes eran, le dijimos que eran de nuestros nietos, nos preguntó cómo se llamaban y bendijo con mucha cercanía y mucho cariño", agregó.

Respecto a la ceremonia de entronización del Papa Francisco, a la que asistieron delegaciones de  numerosos países latinoamericanos, el mandatario chileno resaltó que, a su juicio,  "fue una ceremonia que uno nunca va a olvidar y que tiene un profundo significado no sólo para América Latina, sino que también para los católicos, cristianos y todos los hombres y mujeres de buena voluntad en el mundo entero".

"La Iglesia lleva viviendo tiempos difíciles y tiene que acercarse a la gente y también recuperar la confianza y la credibilidad de la gente, y pienso que el papa Francisco está absolutamente comprometido con esa causa", opinó.

A su juicio, el nuevo pontífice "tiene todas las cualidades necesarias para una Iglesia cercana a los débiles y a los pobres". "Es muy providencial que tengamos un Papa que refleja tan bien la necesidad de la Iglesia", apuntó Piñera.

Según resaltó, en el mensaje de su homilía, Francisco animó a buscar los acuerdos y a dejar de lado el odio, un mensaje que para Piñera es "muy oportuno" también para Chile de cara a este año electoral, con comicios legislativos y presidenciales en noviembre.