El otrora mandatario Sebastián Piñera fue protagonista de un incómodo momento durante la misa fúnebre del ex Presidente Patricio Aylwin.

Según consigna Radio Bio Bío, el empresario arribó a la Catedral Metropolitana junto a su esposa Cecilia Morel cerca de las 10:54 horas, es decir con 24 minutos de atraso.

Por este motivo, ambos caminaron por el pasillo central del lugar ante la atenta mirada de todos los presentes, quienes no vieron con muy buenos ojos la acción del ex gobernante.

En ese sentido, el medio precisa que Morel ingresó con rostro de incomodidad a la catedral.

Desde el entorno de Piñera indicaron que el ex mandatario llegó a la hora a la misa, pero que por problemas de congestión vehicular su ingreso ocurrió más tardíamente.

PUB/CM