El ex presidente Sebastián Piñera se reunió este martes con el mandatario argentino Mauricio Macri, cita que se extendió durante dos horas en la Casa Rosada.

En la actividad, donde se tocaron diversos temas de las relaciones entre las dos naciones, el otrora gobernante hizo hincapié en dos puntos: la demanda marítima boliviana en la Corte Internacional de Justicia de La Haya (CIJ) y la extradición de Galvarino Apablaza.

En el primer punto, Piñera señaló que “planteé con mucha claridad que entre Chile y Bolivia existe un tratado del año 1904 que fue válidamente celebrado y se encuentra plenamente vigente y que ambos países tienen la obligación de cumplir. Y le pedí en consecuencia comprensión, y él la tuvo, con la posición chilena”.

En el otro punto, remarcó que "tratamos el tema de la necesidad de que Apablaza, que cometió un crimen en Chile, pueda ser juzgado por la justicia chilena, y en eso se están logrando grandes avances”.

“Finalmente, tal vez lo más importante, Chile y Argentina tienen un destino común, son dos países que tienen una d las fronteras más largas del mundo y no hemos podido aprovechar en plenitud las oportunidades de una mayor integración (…) Para lograra que nuestros pueblos puedan dejar atrás la pobreza y el subdesarrollo", culminó Piñera.

PUB/CM