“Le he manifestado al fiscal Andrés Montes mi plena disposición a colaborar para esclarecer todos los hechos, porque lo que yo hice es absolutamente legal”. Así lo indicó ayer el ex presidente Sebastián Piñera, en torno a la indagación sobre supuesto cohecho relacionado con las actividades de LAN en Argentina.


Al mismo tiempo, consideró que el persecutor “hace su trabajo en forma seria y responsable”, por lo que no tiene “ninguna observación” sobre su labor.


El ex jefe de Estado insistió en que no hubo nada irregular en las reuniones que sostuvo, en su calidad de “ciudadano privado y director de LAN”, con el ex mandatario trasandino Néstor Kirchner en 2005, así como con otras autoridades del país vecino.


“En esas reuniones nunca se trató ni discutió nada que se apartara de lo normal, legítimo y legal”, insistió Piñera, quien recalcó que en las tres investigaciones realizadas en Argentina, Chile y EEUU “jamás se me ha atribuido ninguna participación ni responsabilidad”.


“No acepto que se pretenda confundir con mala intención, ignorancia o irresponsabilidad una reunión absolutamente normal y legítima”, aseveró.

PUB/SVM