El ex Presidente Sebastián Piñera afirmó que la declaración que prestó en su domicilio ante el fiscal Pablo Gómez, en el marco de la investigación en torno a la ley de royalty, fue presentada por su propia solicitud.

De esta manera, el ex Mandatario respondió a versiones que indicaban que la diligencia había sido gestionada por los querellantes del caso SQM. 

"Decidí voluntariamente colaborar con dicha investigación, para el esclarecimiento de los fundamentos, contenuidos y resultados de la ley del royalty", afirmó Piñera en una declaración pública. 

El ex jefe de Estado precisó que con ese fin "tomé contacto formal con el fiscal regional a cargo de esta investigación, Pablo Gómez, para ofrecer voluntariamente mi colaboración, la que fue favorablemente acogida y se materializó esta mañana en mi residencia particular, dado que en los próximos días estaré en España cumpliendo compromisos académicos y de participación en conferencias, asumidos con mucha anterioridad". 

"He señalado mi profunda convicción de que la ley del royalty era urgente y necesaria el 2010 y es una muy buena ley para Chile", agregó. 

Según Piñera, la norma se basó en la "necesidad de incrementar significativamente la recaudación fiscal" mediante un impuesto específico a la gran minería para, entre otros objetivos, financiar la reconstrucción por el terremoto del 27F. 

Finalmente, el ex Mandatario reiteró  su "decisión de colaborar voluntariamente con la investigación respecto de la ley de royalty aprobada durante nuestro gobierno, obedece al propósito y actitud permanente de enfrentar los temas y actuar con la mayor colaboración y transparencia ante la sociedad chilena y los organismos del Estado". 

PUB/NL