El pasado 22 de marzo el fiscal del casos SQM, Pablo Gómez, tomó las declaraciones del ex Presidente de la República, Sebastián Piñera, en el marco de investigación por el vínculo de la empresa Soquimich en la arista sobre la ley de royalty minero. 

El interrogatorio se originó luego de que se dieran a conocer el intercambio de correos electrónicos entre el ex ministro de Economía, Pablo Longueira y el gerente de SQM, Patricio Contesse, sobre la tramitación de la ley minera. 

En este sentido, y según consigna este miércoles El Mercurio, el fiscal Gómez consultó a Piñera si algún ministro, funcionario o parlamentario le señaló que esta era una propuesta de Longueira y/o promovida por SQM, ante lo que respondió que "ningún ministro tenía conocimiento de aquello".

“Entiendo que el correo que Longueira le envía a (Cristián) Larroulet -ministro de la Segpres- no hace mención alguna a su origen o a la intervención de SQM en su redacción”, añade en su declaración. 

Rambién se le consultó si habló con algún político, dirigente empresarial del Consejo Minero, ejecutivo de una minera sobre la mejor fórmula del impuesto específico de la actividad minera. 

Ante esta materia, el ex jefe de Estado respondió que "en lo específico no recuerdo haber hablado con el senador Pablo Longueira de esta materia, pues esa tarea era de los ministros, en cuanto a conseguir los votos para la aprobación de la ley".

Piñera insisitió además en su declaración en la defensa de la Ley de Royalty, reiterando que el objetivo era "un trato más igualitario entre empresas nacionales y extranjeras, que fue misma razón que se invocó el año 2005”. 

Durante la declaración la conversación entre el fiscal y el ex Mandatario, incluyó también al fideicomso ciego adoptado por Piñera cuando asumió la presidencia. 

PUB/NL