El ministro de Obras Públicas, Alberto Undurraga, anunció este martes que el Puente Cau Cau hay que hacerlo completamente de nuevo, ya que necesitará reparaciones estructurales tras las fallas detectadas en su construcción.

Debido a esto, se deberán demoler los brazos de la estructura, y habrá que realizar una reposición de un nuevo sistema de levante.

De acuerdo al informe técnico que solicitó el MOP, se recomendó además intervenir el tablero para instalar acero adicional, todo esto, luego de constatar que los brazos del puente estaban instalados de forma inversa.

Pero este no es el primer fail que se registra con un puente en nuestro país. En marzo de 2009, el entonces ministro de Obras Públicas, Sergio Bitar, encabezó la bochornosa demolición del Puente Huaquén.

La idea era eliminar la antigua estructura para comenzar la construcción de uno nuevo de 84 metros.

La obra ubicada en el kilómetro 171 de la Ruta 5 Norte, en el tramo que une Los Vilos con Santiago, debía caerse tras la detonación de un a enorme carga de dinamita.

Sin embargo, tras una estruendosa explosión y ante el asombro de todos los presentes el puente se mantuvo en pie.

Bitar determinó que todo fue un error de cálculo respecto a los explosivos situados en el puente y debió reprogramar la demolición para dos semanas después.

Finalmente, el 20 de marzo de 2009, el Puente Huanquén cayó, no sin críticas al Ministerio.

PUB/NL