Las autoridades de seguridad de España informaron que las llamadas, provenientes de cárceles chilenas, comunicando falsos secuestros con el fin de cobrar rescate se han triplicado desde febrero de 2015. 

Según publica el diario El País, la policía española informó que este delito apareció en el primer trimestres de 2015, y desde esa fecha se han triplicado las denuncias. 

Ya van 700 denuncias en un año y medio en Madrid, Zaragoza, Sevilla, Málaga y Valencia, donde reclusos de los penales chilenos de Colina II y Santiago I llaman por teléfono y simulan tener secuestrado a algún familiar, y piden rescate por liberarlo.

La policía española afirmó que los delincuentes exigen a las víctimas que retiren cifras que oscilan entre los 500 y 1.000 euros, y luego que la transfieran a través de Western Union o MoneyGram International.

las autoridades españolas afirman que hasta ahora sólo 20 personas han caído en el engaño durante 2016 (en 2015 fueron 15). 

PUB/AOS