Aterrizar en un país, entregar el pasaporte en la aduana y salir tranquilamente del aeropuerto, es uno de los mayores sueños de los viajeros, pero que no todos pueden disfrutar.

El origen del pasaporte es para muchos la barrera de entrada a otros países, pero de acuerdo con el Passport Index 2016, hay documentos que son más poderosos que otros.

Los “más codiciados” y los que abren más puertas a nivel internacional son los pasaportes emitidos por Alemania y Suecia que comparten el primer lugar y permiten el ingreso a 158 países sin mayores trámites.

Más atrás en la lista quedan Finlandia, Francia, Suiza, el reino Unido y España, compartiendo el segundo lugar.

¿Y cómo está el pasaporte chileno? El documento emitido por nuestro país nos deja en el lugar 17 del ranking, como el tercer pasaporte más poderoso de Latinoamérica.

El documento queda por debajo de los emitidos en Brasil y Argentina, los que permiten el ingreso sin visa a 141 países, uno más que el chileno.

Lo que hace poderoso al pasaporte chileno es que permite viajar a una gran cantidad de países con mayor facilidad y menores restricciones de acceso.

De acuerdo con la información publicada en la página del Ministerio de Relaciones Exteriores, los países en los que Chile no requiere visa son aquellos que forman parte del Acuerdo Schengen, Estados Unidos, tras la inclusión de Chile al programa Visa Weiber, o los países integrantes del Mercosur.  

Actualmente son 68 los países con los que no existe convenio para ingresar sin el documento, dentro de los que destaca Cuba y Canadá.

A ellos se suman los 42 países de África, a excepción de Sudáfrica que permite entrar sólo con el pasaporte en una estadía menor a 90 días.

En Asia en tanto, el visado se requiere para ingresar a China, Camboya, Vietnam, Corea del Norte, India, Sri Lanka, Laos, Myanmar, Taiwán y Timor Oriental.

Si el destino es alguno de los 14 países independientes de Oceanía, también se requiere visado.

PUB/NL