Hasta 1500% de más pueden llegar a pagar los beneficiarios de Isapres por un examen según el prestador de salud privado al que acudan. Esta información fue dada a conocer por la Superintendencia de Salud, a través de una publicación que compara los valores de 17 exámenes en 19 centros médicos, laboratorios, hospitales y clínicas del sector privado. 

En el documento, se identifica a cuatro clínicas del sector oriente como aquellas que presentan constantemente precios más altos, llegando a cobrar hasta 15 veces más que otras empresas por un mismo examen. En cambio, en aquellos recintos con precios inferiores habría mayor variedad en la alternativa de prestadores. 

Sebastián Pavlovich, superintendente de Salud, señaló a Publimetro que el estudio "puso luz en un espacio opaco", dado que "ciertas diferencias de precios pueden estar justificadas en una estructura de costos distinta. Pero cuando estas llegan a 300 o más por ciento, se hacen más difícil de explicar".

De acuerdo a la autoridad, en "mercados imperfectos como el de las Isapres" lo que ocurriría es un aprovechamiento de los excedentes del consumidor, dado que "la capacidad de elección que tienen las personas es muy baja, porque la posibilidad que tienen para informarse adecuadamente sobre el precio final es bastante difícil", explicó.

El estudio, además, especifica una notoria diferencia de precios entre un examen realizado de forma ambulatoria, y otro idéntico, tomado durante atención hospitalaria. Según la prestación, los valores fluctúan al alza entre el 5 y 99%, de acuerdo al recinto.

Otro dato destacado en la publicación es la diferencia mínima que existe en los precios de exámenes entre prestadores preferenciales y no preferenciales. Incluso, según se detalla, los valores se han acercado a cifras marginales desde 2010 en adelante.

"El estudio plantea un fenómeno que muchos sabían. Los seguros tienen la responsabilidad de orientar a sus usuarios y así evitar que las personas incurran en gastos adicionales”, argumentó Pavlovic.