El Observatorio de la Tierra de la Nasa manifestó su preocupación debido a la tormenta de arena que ocurrida en el norte de Chile el pasado 8 de julio.

La agencia espacial estadounidense aseguró que lo acontecido es "inusual", agregando que "ver este tipo de largos eventos de polvo emerger desde la costa oeste de América del Sur, de acuerdo a científicos atmosféricos”.

Al respecto, el científico de la Universidad de Miami detalló que los vientos en esta parte del mundo “no conducen a desarrollar tormentas de arena de mayor tamaño como las que vemos en África del Norte o en Asia".

“La imagen (satelital capturada el 8 de junio, la puedes ver abajo) sugiere que la fuente del polvo está localizada entre los Andes y la costa del Pacífico (…) La fuente podría estar en una pendiente elevada, haciendo más fácil que la arena se eleve y viaje a distancias lejanas”, explicó la Nasa sobre la tormenta.

Por último, agregó que la arena “también podría haber sido impulsada por vientos de bajo nivel, posiblemente viento catabáticos (…) Estos vientos ocurren cuando el aire que entra en contacto con el suelo frío de gran altitud se hiela por la radiación. La densidad del aire se incrementa, y fluye hacia abajo. Puede agarrar velocidad, causando vientos huracanados”.

PUB/CM