En el marco de la tercera Encuesta de Calidad de Vida del Minvu, que se aplicó en 100 comunas del país, la diputada de la Unión Demócrata Independiente, María José Hoffmann presentó un proyecto de resolución tendiente a dar soluciones reales a los perros vagos que encabezan el ranking de los problemas más graves de las ciudades.

Es por esto, que por medio de la iniciativa, la parlamentaria gremialista solicita a la Presidenta de la República, promover a través de las instancias ministeriales competentes una política general de esterilización como método de control de la población canina a nivel nacional.

Así también, agregó la diputada UDI, aumentar los recursos para la implementación de una mayor cantidad de caniles en las comunas de todo el país. Además de pedir la promoción de una mayor concientización acerca de la importancia y necesidad de la existencia de una tenencia responsable de mascotas, por medio de campañas publicitarias en los diversos medios de comunicación, como asimismo en todos los establecimientos educacionales del país.

La iniciativa nace a raíz de la realidad del país durante las últimas décadas, “somos testigos de un asombroso crecimiento económico y promoción social de sus habitantes, un avance formidable sin precedentes en nuestra historia lo cual ha traído consigo numerosos efectos positivos en nuestra población. Sin perjuicio de ello, y desde siempre, todo progreso trae consigo nuevos problemas o desafíos que es necesario resolver”.

Y, lo perros vagos constituye un problema generalizado a nivel comunal, “lo que implica el molesto hecho de encontrarnos en nuestras calles con estos animales vagabundeando bajo el peligro de ser atacados, sino que el asunto reviste características más globales y que se extienden a ámbitos como la seguridad física y psíquica de las personas, la salubridad pública, el paisajismo, el trabajo y la economía, entre otros importantes ámbitos de nuestro diario vivir”, añadió la diputada UDI.

“En materia de seguridad -continuó Hoffmann- se han podido registrar cerca de 60 mil ataques de perros vagos a las personas a lo largo de un año, con el correspondiente daño físico y psicológico a éstas, se ha estimado además que los montos por concepto de medicina curativa que desembolsa el Estado a partir de estos ataques, se empina en más de un millón de dólares, situación que amerita una profunda revisión legislativa y reglamentaria por parte de las autoridades en relación a la normativa que regula la tenencia de animales actualmente vigente”.

Asimismo agregó la legisaldora “tampoco debemos olvidar que en materia de cuidado animal una ley no basta para la consecución de los fines perseguidos por ella, se requiere de un compromiso ciudadano en torno al cuidado y control de estos animales para que éstos no constituyan un peligro para su seguridad; en otras palabras, Chile requiere concientizarse en torno a la importancia que reviste el control de este problema a través de conductas, a primera vista sencillas pero de vital importancia y que se reducen sencillamente a cuidar competente y responsablemente a sus animales”.

Esto porque subrayó la diputada UDI “no constituye un hecho aislado el abandono de perros por parte de sus dueños en sitios aislados de la ciudad, o derechamente en las calles, situación que indudablemente da pie hacia una profunda reflexión en cuanto a nuestras capacidades para hacernos cargo de estos animales”.

En concreto, finalizó la diputada María José Hoffmann sosteniendo que “para alcanzar una verdadera y definitiva solución a este grave problema que vive nuestro país, se requieren dos tipos de soluciones, la primera dice relación con hacernos cargo responsablemente de nuestras mascotas, situación que implica un cambio rotundo en nuestra cultura, entendiendo a estas como parte integrante de nuestra familia y, en ese contexto, cumplir con nuestro rol social el cual es procurar no generar daño a la comunidad en la cual vivimos, y la segunda profundizar nuestros mecanismos legales en torno a regular la tenencia de mascotas, sancionar fuertemente a los infractores de la misma y en definitiva robustecer el engranaje institucional dedicado a prevenir los efectos que implica la existencia de perros vagos en las calles de nuestro país”.

PUB/NL