En el Palacio de La Moneda, la Presidenta Michelle Bachelet participó esta tarde en la Cena Iftar, que marca el rompimiento del ayuno diario que se realiza durante la celebración del mes islámico de Ramadán. 

Por iniciativa de la mandataria, esta ceremonia se realiza por primera vez en el Palacio de Gobierno, como un reconocimiento al aporte de las tradiciones musulmanas a la cultura chilena, en un ambiente de profundo respeto de la diversidad religiosa que enriquece al país. 

La Presidenta señaló que “con este encuentro estamos revalidando nuestro compromiso con los valores de nuestra convivencia, y también nuestro compromiso con otros valores que compartimos, y que son centrales en la celebración del Ramadán, como la amabilidad hacia el prójimo, la generosidad, el agradecimiento, la disciplina, la reflexión y la paciencia, tan necesaria en un contexto como el actual”. 

Agregó que “estos principios nos unen, y son también pilares fundamentales de nuestra vida en comunidad y de la democracia, y debemos defenderlos con vigor y promoverlos siempre que tengamos ocasión de hacerlo. De ello depende que podamos gestionar pacíficamente nuestras discrepancias, y que podamos llegar a acuerdos, aunque pensemos distinto o tengamos diferentes credos”. 

En la ceremonia estuvieron presentes miembros de las comunidades islámicas; los ministros del Interior (s), Mahmud Aleuy, y de la Secretaría General de la Presidencia, Nicolás Eyzaguirre; el subsecretario de Relaciones Exteriores, Edgardo Riveros, embajadores de países musulmanes y representantes de diversos credos religiosos, entre otros. 

PUB/SVM