La presidenta de la Federación de Estudiantes de la Universidad de Chile (Fech), Camila Rojas, se refirió a las declaraciones del vocero de Gobierno, Marcelo Díaz, quien aseguró que el ejecutivo no entiende lo que plantean lo estudiantes. 

“Lo que no se entiende son sus reformas. Queremos más educación pública, no más estudiantes de primera y segunda categoría”, señaló Rojas, también vocera de la Confederación de Estudiantes de Chile (Confech). 

“Luego de más de un año de trabajo prelegislativo, en el que hemos tenido más de diez reuniones con el Mineduc, el Gobierno no ha sido capaz de ponerse de acuerdo para presentar al movimiento social una reforma que ponga su énfasis en la reconstrucción y ampliación de la educación pública”, agregó. 

La presidenta de la Fech también aseguró que esta crítica se ha consolidado entre las dirigencias estudiantiles luego de reunirse con autoridades del Mineduc, cita en la que aseguran se les presentó “un nuevo PowerPoint con elementos que se considerarían en la reforma a la Educación Superior, sin abrirse a presentar el articulado del proyecto de ley al Confech”. 

Cabe recordar que durante esta mañana, Díaz aseguró que “ni siquiera somos capaces de comprender lo que están planteando, porque tampoco hay una exposición muy clara de las cosas”. 

De acuerdo a los estudiantes, la tensión entre la Nueva Mayoría y el movimiento estudiantil se ha agudizado en los últimos días “luego de una clara ofensiva comunicacional, por parte del oficialismo, centrada en los últimos desmanes post marchas o tomas”. 

En ese sentido, respecto a las situaciones de violencia en las marchas, Camila Rojas señaló que “hemos tenido que elaborar maniobras discursivas que nos permitan evadir este tema (el de la violencia), pues hace peligrar nuestras pretensiones de poner en el centro de la discusión la crisis de la educación pública”. 

Sin embargo, puntualizó la vocera de la Confech, dejando en claro que “esta evasión ha tocado techo, y debemos enfrentar la situación para superar el amedrentamiento comunicacional que busca criminalizar al movimiento por la educación”. 

PUB/SVM