En prisión preventiva quedó el carabinero Sebastián Fuentealba, de 22 años, y quien en la madrugada del pasado miércoles asesinó a balazos a un compañero en Chillán Viejo.

El funcionario fue formalizado este viernes por homicidio calificado, arriendo una pena de 15 años de presidio.

El imputado deberá permanecer de esta manera en la cárcel de Bulnes, a la espera de la investigación que contará con un plazo de cinco meses.

Acorde a los antecedentes, Fuentealba mató a su compañero, identificado como el cabo segundo Daniel Aravena, producto de motivos pasionales, propinándole cinco disparos.

Cabe recordar que tras el arresto del culpable, se dio una extensión en el plazo de detención de 48 horas para efectuar informes tanatológicos y balísticos.

PUB/CM